La Singularidad Desnuda

Un universo impredecible de pensamientos y cavilaciones sobre ciencia, tecnología y otros conundros

Posts Tagged ‘Google’

Astronaves y agujeros negros en el registro de patentes de los EE.UU.

Posted by Carlos en diciembre 18, 2006

Hace unos días Google lanzaba una versión beta de un buscador en la United States Patent and Trademark Office, el registro de patentes de los EE.UU. Esto no sólo es útil para aquél que quiera ver si su última invención está ya patentada, sino que también abre la posibilidad de que cualquiera con curiosidad indague qué ocurrencias han brotado de las mentes invento-pensantes. Hay curiosidades de todo tipo (gafas de sol, guitarras elécticas, sacacorchos, …), y como cada cual tiene sus filias favoritas, yo me he fijado en cosas relativas a la ciencia-ficción: astronaves, vehículos espaciales, etc.

Vehiculo espacialSi uno consulta las pantentes que de algún modo tienen que ver con vehículos espaciales, sale la nada despreciable cifra de 535 registros. Algunos únicamente hacen referencia a algún sistema de control de uno de estos vehículos, como puede ser un giroscopio, pero hay bastantes que son simple y llanamente la descripción de una posible nave espacial. Algunas como la de la figura adjunta datan de los años 50 y 60, y tienen ese delicioso aire retro de las películas de ciencia-ficción de la época. Las hay que usan combustibles químicos, y las hay que están propulsadas por un reactor nuclear. Incluso las hay más modernas, que emplean arcanos mecanismos para extraer energía del vacío inflacionario (la famosa energía de punto cero).

Otro aspecto muy interesante resulta de buscar astronaves: aparecen muchas patentes relativas a juegos de mesa o video-juegos con temática espacial. Si se refina la búsqueda a juegos de tablero, aparecen 8 patentes, incluyendo una que describe un juego en el que un alienígena del espacio exterior persigue a los tripulantes de una nave espacial. ¿Suena familiar? Esto no acaba con las posibilidades. Podemos buscar juegos de tablero en los que aparezcan agujeros negros (tengo debilidad por las singularidades, que le vamos a hacer), y encontramos 9 registros. Alguno no tiene mucho que ver con la ciencia-ficción, sino que es más bien financiero-existencial; también hay algunos que son variantes del ajedrez; finalmente, tenemos los que van directos al tema, e incluyen agujeros negros y otras anomalías topológicas del espacio-tiempo. Hay uno que me parece curioso: tiene un tablero radial, en el que más o menos se intuye la distorsión espacial, agujeros de gusano para desplazarse instantáneamente por él, su componente de azar, y una reglas que no parecen complicadas.

Juego Agujero Negro

En fin, todo un acierto de Google este buscador. El número de pantentes registradas crece de manera acelerada, así que esta herramienta promete darnos entretenimiento para rato.

Posted in Ciencia, Ciencia Ficción, Juegos, Tecnología | Etiquetado: , , , | 8 Comments »

¿Superará pronto Google el test de Turing?

Posted by Carlos en diciembre 6, 2006

El test de Turing es uno de los más clásicos intentos de caracterizar la inteligencia humana, y determinar si un sistema artificial puede considerarse “inteligente”. Básicamente, el test consiste en disponer a dos personas (un juez, y un sujeto de control) y a la máquina escrutada en tres habitaciones separadas. La persona que actúa como juez puede comunicarse a través de algún sistema textual (un teletipo en la versión primigénea del test, o un sistema de mensajería instantánea en la actualidad) con cualquiera de las dos habitaciones, aunque no sabe cuál de las dos contiene a la máquina o al sujeto de control. Si después de conversar durante un tiempo razonable con ambas habitaciones sigue siendo incapaz de determinar dónde está la máquina (puede pensarse incluso en una versión del test en la que el juez no sabe si realmente hay una máquina y una persona, o dos personas), diríamos que ésta ha pasado el test de Turing.

Aunque el test de Turing es cuestionable en muchos aspectos (puede consultarse la bibliografía compilada por Ayse Pinar Saygin, o ir directamente a obras como “La Nueva Mente del Emperador” de Roger Penrose), podríamos al menos conceder que fija un listón mínimo que ha de ser superado antes de que otorguemos a una máquina la categoría de “inteligente” en el sentido humano (nuevamente, esto puede ser discutible, pero admitámoslo así). De hecho, se trata de algo bastante complejo, ya que conlleva procesamiento de lenguaje natural, y cierta capacidad de razonamiento abstracto. En la actualidad, es posible definir programas que mediante circunloquios, frases generales, etc. lleguen a aburrir a un posible interlocutor, pero eso quedaría fácilmente al descubierto en un test de Turing (o al menos levantaría las sospechas del juez), cuando se viera que uno de los interlocutores (el humano) da respuestas precisas, mientras que el otro responde de manera vaga. Se persigue pues algo más que la mera conversación: compresión, e intercambio de información. Esto es un obejtivo clarmente ambicioso que no está claro cuándo se podrá conseguir. Mitchell Kapor y Ray Kurzweil han apostado 10,000$ cada uno sobre si en 2029 habrá algún sistema que pase el test de Turing (Kapor dice que no, y Kurzweil dice que sí).

Pues bien, podría ser que Kurzweil tuviera posibilidades de ganar la apuesta y -más aún- que el primer sistema en superar el test de Turing no sea una IA fruto de sesudos proyectos de quinta generación, sino una herramienta que todos usamos a diario: los buscadores de Internet. Según datos de la Acceleration Studies Foundation presentados en el reciente Standford Singularity Summit, la longitud media de las consultas que devuelven resultados precisos era de1.3 en 1998 (Altavista), de 1.8 en 2000 (Google en lo sucesivo), 2.6 en la actualidad, y se prevee de 5.2 y 10.4 en 2012 y 2019 respectivamente. Éste es el típico patrón de crecimiento exponencial que se da en la bien conocida Ley de Moore, y en tantos otros fenómenos relacionados con el desarrollo científico y tecnológico. Lo interesante es que una pregunta normal formulada entre seres humanos tiene una longitud media de unas 10-12 palabras (esto puede variar de un lenguaje a otro, pero no es demasiado importante). Ello quiere decir que se podrán plantear preguntas muy concretas a Google (o a su sucesor en los años venideros) y obtener respuestas precisas. Por ejemplo: “¿cómo están mejor los spaghetti carbonara, con nata o sin nata?” y rápidamente nos diría que… (habrá que esperar unos años para saberlo). ¿No es fantástico?

Posted in Inteligencia Artificial, Singularidad, Tecnología | Etiquetado: , | 19 Comments »