La Singularidad Desnuda

Un universo impredecible de pensamientos y cavilaciones sobre ciencia, tecnología y otros conundros

Duelos y Quebrantos de Diseño

Posted by Carlos en septiembre 1, 2009

El archiconocido comienzo del Quijote versa tal que así:

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda.

Esos duelos y quebrantos que Don Alonso tenía los sábados no eran emocionales, sino gastronómicos como bien se infiere del contexto. Se trata de un plato con el que el ilustre hidalgo daba cuenta de la abstinencia de carne que durante viernes y sábado se observaba en la Castilla de la época. Dicha abstinencia era eso sí sui generis, ya que el plato en cuestión contiene chorizo, tocino y sesada, aunque ninguna carne selecta con la que infringir flagrantemente el precepto. Precisamente, se apunta a que el nombre del plato pueda provenir del hecho de que se quebrantaba (si bien de manera admisible) la abstinencia, o incluso a que los ingredientes del mismo permitían desenmascarar a judíos o musulmanes que se hicieran pasar por cristianos, ya que su ingesta quebraría seriamente los preceptos de dichas religiones. Otras explicaciones relacionan el nombre del plato con el hecho de que hay que quebrar los huesos del animal para extraer sesos y tuétano, o simplemente con la pobre consideración que el plato tenía al estar elaborado con ingredientes de tan baja estofa.

Duelos y Quebrantos

Claro que hasta el plato más humilde puede constituir una delicia gastronómica y hasta visual. En el Parador de Toledo puede degustarse un plato de duelos y quebrantos como el que se ve en la imagen superior. Toda una inyección calórica y un desparrame gustativo que merece la pena experimentar. Después de tomarlo no es de extrañar que le den ganas a uno de recorrer La Mancha con caballo, armadura y escudero. Afortunadamente, el calor y los mazapanes disipan rápidamente esos impulsos.

3 comentarios to “Duelos y Quebrantos de Diseño”

  1. panta said

    Qué maravilla, estoy recordando las palabras de otro personaje de cuento ‘ feed on his fleshhhhh’
    Saludos.

  2. Carlos said

    La cocina tradicional manchega es extraordinaria. El pisto manchego es otra delicatessen a cuya cita no falté ni un día. Saludos.

  3. MANUEL SILVA said

    LOS QUEBRANTOS DE DISEÑO DE MI PAIS ESTARIAN DETALLADOS POR UN BUEN CHUGCHUCARA DE LATACUNGA COMIDO CON BASTANTE AJI,CREO MUCHO MEJOR QUE EL QUE SE PRESENTA EN EL PARADOR DE TOLEDO,VENGAN AL ECUADSOR Y SE SENTIRAN FRANCAMENTE EN EL CIELO EN CUANTO A PLATOS RICOS.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: