La Singularidad Desnuda

Un universo impredecible de pensamientos y cavilaciones sobre ciencia, tecnología y otros conundros

Archive for 15 agosto 2008

La Cassini sobrevuela el Polo Sur de Encélado

Posted by Carlos en agosto 15, 2008

El pasado lunes la Cassini realizó una nueva aproximación a Encélado, y las primeras fotos ya están disponibles en la web de la misión. En esta ocasión la Cassini sobrevoló Encélado a una distancia mínima que llegó a ser de apenas 50 km de distancia, concentrándose en la región Sur del satélite en la que se encuentran las conocidas “rayas de tigre”. Tal como comentamos hace algún tiempo, esta zona de Encélado se caracteriza por tener una temperatura superficial notablemente más elevada que las zonas circundantes, lo que puede indicar que hay actividad geológica que calienta las capas internas de la superficie. Esto abre las puertas a la posibilidad de que haya agua líquida en algún estrato interno, lo que dispararía las posibilidades de vida.

NASA/JPL/Space Science Institute

Credit: NASA/JPL/Space Science Institute

La imagen superior muestra una perspectiva de la rugosa superficie de Encélado. La gran estría que se aprecia en la parte inferior es el conocido como Surco Cairo -Cairo Sulcus (todas los accidentes geológicos de Encélado toman su nombre de personajes o lugares de Las Mil y Una Noches)- visto desde 2,446 km de distancia, con una la escala de 18 metros por píxel. Los objetivos fundamentales de esta aproximación son tomar imágenes en infrarrojos, ultravioleta y luz visible de la zona, para conocer mejor la temperatura y composición química de la región.

Anuncios

Posted in Astronáutica, Astronomía, Exobiología | Etiquetado: , , , , , , , , | 2 Comments »

Nuevos datos sobre la distribución de antimateria en el Universo

Posted by Carlos en agosto 13, 2008

El Cúmulo Bala (1E 0657-56) es uno de los objetos más formidables del Universo conocido. Se trata de dos cúmulos galácticos en colisión, situados a 3800 millones de años-luz y con una masa combinada de 6·1015 masas solares. Como se puede apreciar en la imagen inferior, 1E 0657-56 exhibe una característica estructura en forma de arco en su parte derecha, resultado de la onda de choque producida cuando el gas a 70 millones de grados del subcúmulo atravesó hace 150 millones de años el gas a 100 millones de grados del centro del cúmulo principal, a una velocidad de poco menos del 1% de la velocidad de la luz. Este ha sido el evento más energético del que se tiene constancia desde el Big Bang. También ha sido la mejor evidencia hasta la fecha de la existencia de materia oscura: durante la colisión las estrellas no se ven prácticamente afectadas (más allá de las perturbaciones gravitatorias), pero el gas caliente emite grandes cantidades de rayos X y se ve frenado por la fricción; por su parte, la materia oscura no interactúa consigo misma ni con la materia ordinaria excepto por la gravedad, por lo que se mueve por delante del gas caliente, creando un efecto de lente gravitatoria que puede medirse. En la imagen inferior se muestra en rojo el gas caliente y en azul la distribución de materia oscura.

Credit: X-ray: NASA/CXC/CfA/M.Markevitch et al.; Optical: NASA/STScI; Magellan/U.Arizona/D.Clowe et al.; Lensing Map: NASA/STScI; ESO WFI; Magellan/U.Arizona/D.Clowe et al.

Aparentemente no sólo podemos obtener información sobre la materia oscura a partir de 1E 0657-56, sino que también podemos refinar nuestras estimaciones sobre la distribución de antimateria en el Universo. Es bien sabido que existe una asimetría en la cantidad de materia y antimateria presente en el Universo. Si durante la era GUT hubiera habido una simetría perfecta, la aniquilación entre partículas/anti-partículas hubiera resultado en un universo inundado de energía y con poca materia bariónica. Se han postulado diferentes mecanismos por los que la simetría pudo romperse en esta era primordial, al margen de lo cual la determinación empírica de la distribución de antimateria en el Universo sigue siendo un problema observacional. A pequeña escala, sabemos que en el Sistema Solar no hay cantidad significativa de antimateria: hemos establecido contacto directo con varios cuerpos del Sistema Solar, sin rastro de aniquilación. Más aún, el viento solar barre todo el sistema, y no se han detectado trazas de rayos gamma que indicaran el encuentro de materia y antimateria. A escala un poco más grande, los rayos cósmicos galácticos por un lado no muestran señal de antimateria en proporción superior a una millonésima. Por otro lado, una hipotética estrella de antimateria barrería el gas interestelar, produciendo nuevamente trazas de aniquilación. La evidencia experimental indica que no debe haber más de 1 entre 10,000 antiestrellas, cota que se ve notablemente reducida si se tiene en cuenta que los restos de la combustión de la antiestrella interactuarían con el medio interestelar dejando nuevas trazas, y éstas indican que la proporción de antimateria en la galaxia es inferior a 10-15. Para proceder a escalas más grandes es preciso estudiar la colisión de galaxias, y más precisamente la relación entre el flujo de rayos X (producido por la fricción del gas) y el flujo de rayos gamma (producido por la aniquilación).

Credit: Gary Steigman, ArXiV astro-ph 0808.1122

El análisis de 55 cúmulos galácticos con alta emisión de rayos X indica que la proporción de antimateria en una escala de 1015 masas solares o unos pocos megaparsecs está acotada superiormente (no toda la radiación gamma ha de ser debida a aniquilación) por un valor que varía entre 5·10-9 y 10-6 (triángulos rojos en la figura superior) Para ir más allá y estimar la densidad de antimateria a mayor escala es necesario encontrar objetos de mayor magnitud, como los cúmulos en colisión del Cúmulo Bala. Esto es precisamente lo que ha hecho Gary Steigman, de la Ohio State University, en un trabajo titulado

recién disponible en ArXiv (la figura superior está tomada de dicho trabajo). El análisis del flujo de rayos X y rayos gamma de este objeto permite obtener estimaciones en la escala de los 20 Mpc, resultantes en una fracción estimada de antimateria de 3·10-6. Esta cota es más débil que la obtenida para los cúmulos individuales, pero sugiere en cualquier caso que el Cúmulo Bala está formado íntegramente de materia. Si hay antimateria en cantidades significativas en el Universo ha de estar en regiones separadas de la materia por distancias en el orden de decenas de Mpc.

Posted in Astronomía, Física | Etiquetado: , , , | 2 Comments »

Sabes que una chica busca un novio geek …

Posted by Carlos en agosto 12, 2008

… cuando plantea este tipo de desafíos.

La selección natural actúa de maneras insospechadas.

Posted in Comic, Geek | Etiquetado: , | 2 Comments »

“Raft” de Stephen Baxter

Posted by Carlos en agosto 11, 2008


Raft (1991) fue la primera novela de Stephen Baxter y con la que empezó a marcar terreno como uno de los grandes de la ciencia ficción hard de escala cósmica. Es también la primera novela encuadrada en la secuencia Xeelee, sin duda uno de los universos más cautivadores por la magnitud tanto de la escala temporal como de los eventos y escenarios que en él se presentan. A fuer de ser precisos, en esta primera novela (que como suele suceder en muchas series no es luego el punto de partida cronológico de la secuencia) los Xeelee no aparecen, y de hecho la trama transcurre en un universo paralelo (en el sentido físico, no literario). Se trata además de un universo sumamente interesante y con una peculiaridad notable: la gravedad es mil millones de veces más fuerte que en nuestro universo. Esto tiene consecuencias a muchos niveles como es de esperar. Así por ejemplo, las estrellas tienen una tamaño mucho menor, de apenas unos kilómetros, y queman todo su combustible en alrededor de un año.

A este universo llegó hace muchos años por accidente una nave con tripulantes humanos (tras atravesar el Anillo de Bolder, una estructura cuyo origen y propósito se conocerá en otras obras de la serie). La nave quedó atrapada en una densa nebulosa, mantenida compacta por un agujero negro de un par de milímetros a cuyo alrededor orbita toda la materia de la nebulosa: gases, estrellas en formación, los fríos núcleos de las estrellas muertas, y los restos de la nave humana. Innumerables ciclos de vida estelar produjeron elementos pesados de deshecho que enriquecieron la composición química de la nebulosa, dotándola de una gruesa capa de oxígeno y nitrógeno (intermedia entre la zona más externa de la nebulosa, compuesta de hidrógeno y helio y en la que se forman nuevas estrellas, y la zona más interna en la que está el Núcleo, y en la que la intensa gravedad da lugar a un nuevo tipo de química basada en enlaces gravitatorios en lugar de electromagnéticos). Esta capa es respirable, y al menos en un intervalo de la misma las temperaturas son aceptables para la vida.

Poco conocimiento se ha conservado de la tripulación original de la nave y de los tiempos inmediatamente posteriores al naufragio en este universo. Con el paso de los años, los descendientes de aquellos tripulantes (que curiosamente miden el tiempo en “turnos” de 8 horas, sin saber exactamente el origen de esta unidad de medida) se han dividido en varios grupos. El protagonista principal, Rees, es un habitante del Cinturón, una asentamiento humano que orbita un núcleo de hierro resultado de la combustión de una estrella. Los habitantes del Cinturón son rudos mineros que extraen hierro del núcleo y lo intercambian por alimentos con los habitantes de la Balsa (la que da nombre a la novela). Estos últimos son –y se tienen por– más civilizados; habitantes de una -relativamente grande- plataforma en cuyo centro están los restos de la nave original (las partes que no implosionaron al llegar al nuevo universo), su sociedad está estratificada en científicos, personal de infraestructura y oficiales (casta esta última hereditaria). La comunicación entre la Balsa y el Cinturón se realiza a través de unas criaturas nativas de ese universo, similares a grandes árboles capaces de ajustar su órbita. Otro de los personajes cuyo punto de vista nos es mostrado es Pallis, precisamente uno de los pilotos de estas criaturas.

Espoleado por una gran curiosidad y con una enorme inteligencia innata, Rees escapa de polizón desde el Cinturón a la Balsa, para intentar entender por qué la nebulosa está cambiando y la vida es cada vez más difícil. A pesar del rechazo que un minero del Cinturón recibe en la Balsa, el jefe de los científicos ve en él el talento suficiente como para hacerlo merecedor de ser formado como uno de ellos en lugar de devolverlo a su lugar de origen. Así, Rees aprenderá que la nebulosa está muriendo por agotamiento de sus recursos. Pronto las estrellas dejarán de formarse, y el lugar se tornará frío e irrespirable. Inseguros de cuál puede ser la solución al problema, la situación se vuelve más complicada cuando se produce una rebelión en la Balsa, y el personal de infraestructura toma el control del asentamiento. Científicos y oficiales son o bien ejecutados, o bien reasimilados dentro de una nueva organización, o exiliados al Cinturón. Ése es el caso de Rees, que verá como en su lugar de origen es considerado un traidor, y junto con el resto de científicos exiliados es sometido a un régimen de casi esclavitud. El desarrollo de los acontecimientos y la amistad que existió con la que era y es líder del Cinturón permitirá que sea re-exiliado a uno de los asentamientos más cercanos al núcleo, habitado por los humanos conocidos como “hueseros” (Boneys), protagonistas de las historias de terror contadas a los niños. Allí Rees verá por primera vez a otra de las grandes criaturas nativas, las “ballenas”, y concebirá una idea para que los humanos puedan escapar de la agonizante nebulosa.

Baxter consigue en esta novela imaginar un universo asombroso, en el que la gravedad es tan alta que una persona puede sentir los pozos gravitatorios de los objetos que le rodean. Aunque a nivel microscópico uno puede plantearse si esta elevada gravedad no afectaría a la química básica y a la dinámica de fluidos hasta el punto de hacer imposible la vida humana, la descripción macroscópica de estrellas y nebulosa es convincente. Una vez rota la barrera del escepticismo, el universo parece consistente, y pequeñas deficiencias al margen permite una lectura entretenida. Aunque relacionada con la secuencia Xeelee, la historia es auto-contenida y fundamentalmente tangencial a la serie.

Posted in Ciencia Ficción, Hard SF, Libros, What-if | Etiquetado: , | 2 Comments »

Música para el domingo – Stand (R.E.M.)

Posted by Carlos en agosto 10, 2008

El domingo es día de asueto y nada mejor que un poco de música para amenizarlo. Por ejemplo “Stand“, uno de los grandes temas de R.E.M. Grabada en 1988 y lanzada como single en 1989 fue en su momento el mayor éxito de la banda, sólo superado hasta ahora por “Losing my religion“. En cualquier caso, muchos la recordamos por ser la sintonía de una de las mejores series de televisión de las últimas décadas: “Get a Life” (“Búscate la vida“). El ritmo y la letra de la canción encajaban perfectamente con el tono surrealista de la serie, y al escuchar la musiquilla de tiovivo inicial y el pegadizo estribillo de la canción es inevitable visualizar al bueno de Chris Elliot en su bicicleta, repartiendo periódicos hasta el trompazo final. ¡Que lo disfruten!

Posted in Música, Televisión | Etiquetado: , , , , , | Comentarios desactivados en Música para el domingo – Stand (R.E.M.)

30 años de Animal House (Desmadre a la Americana)

Posted by Carlos en agosto 7, 2008

En estos días (concretamente el pasado 28 de julio) se cumplen los 30 años del estreno de una de las más divertidas y recordadas comedias para más de una generación: Nacional Lampoon’s Animal House (distribuida en España como Desmadre a la Americana). El argumento es de sobras conocido a estas alturas: las andanzas de los muchachos de Delta Tau Chi, la fraternidad más gamberra del Faber College, y su permanente conflicto con los elitistas miembros de Omega Theta Pi y el irascible decano Wormer. En su permanente esfuerzo por aprovechar el tiempo de estancia en la universidad para cualquier cosa menos aprender, los chicos de Delta House acabarán con un caballo en la oficina del decano, provocarán una batalla campal en el comedor universitario, organizarán una fiesta toga, y sembrarán el caos en el desfile anual de carrozas universitarias.

Actores famosos como Chevy Chase, Bill Murray y Dan Akroyd rechazaron –para su pesar y para nuestro gozo– diversos papeles, y de hecho, una de las imposiciones de la productora fue la de incluir a Donald Sutherland para darle lustre a la película (su nombre aparece el último en los títulos de crédito iniciales, pero de manera destacada). Se le ofrecieron 40,000 US$ de la época o un porcentaje de los beneficios de la película por apenas tres escenas: hoy en día aún se lamenta de haber optado por el dinero fijo. La película contó en cualquier caso con un elenco de actores impresionantes, pero desconocidos en aquel momento. Así, el novato Larry Kroger alias Pinto es Thomas Hulce (abajo a la izquierda) al que más tarde veríamos como Mozart en Amadeus, Katy, la novia de Boom, es Karen Allen (abajo en el centro) a la que más tarde veríamos en En Busca del Arca Perdida y Starman, y Chip Diller es un imberbe Kevin Bacon (abajo a la derecha), que no necesita presentación adicional y que hacía su debú cinematográfico en esta película.

El resto de actores es igualmente notable: Tim Mathieson, John Vernon, James Daughton, Stephen Furst, Bruce McGill, … aunque sobre todos destaca el único e inigualable John Belushi, que encontró en John “Bluto” Blutarsky (“Pluto” Plutarsky en la versión española) un personaje a su medida y en el que explotar la inconmensurable expresividad de su repertorio de gestos y miradas. Suyas son muchas de las escenas de la película que más han trascendido a la cultura popular, como por ejemplo el gag de la escalera de mano, espiando la residencia femenina, o la del trovador y su guitarra, que puede verse a continuación.

Es quizás la parte de la fiesta toga la que más se recuerda y la que constituye uno de los grandes momentos de la película. La escena de la actuación de Otis Day & The Knights, una banda ficticia para la película, cantando “Shout” con Boom de artista invitado y toda la fraternidad bailando en toga, tiene tanta fuerza y captura de tal modo el desenfreno de la fiesta que dotó a la canción de The Isley Brothers de una popularidad aún mayor, y lanzó a Otis Day y su banda como grupo real. Para todos aquellos a los que gracias a esta película pasamos grandes momentos y obtuvimos una imagen idílica de la universidad, aquí va el vídeo de la fiesta toga.

Posted in Cine, Música, Universidad | Etiquetado: , , | Comentarios desactivados en 30 años de Animal House (Desmadre a la Americana)

“Spin” de Robert Charles Wilson

Posted by Carlos en agosto 6, 2008

Spin (Robert Charles Wilson) Spin es la novela con la que Robert Charles Wilson, estadounidense afincado en Canadá y con una larga trayectoria a sus espaldas, ganó en 2006 el Premio Hugo. El punto de partida de la historia es muy atractivo: una noche de otoño de un año indeterminado del presente la Luna y todas las estrellas desaparecen de la vista, y todos los satélites que orbitan la Tierra caen al suelo. El planeta ha sido envuelto en una barrera (o más apropiadamente, una membrana, como luego se demostraría) denominada el Spin. La falta de información debida a la disrupción de comunicaciones causa un primer momento de gran incertidumbre hasta comprobar que el Sol (al fin y al cabo una estrella más) se hace visible al amanecer. No es el fin del mundo, máxime cuando se comprueba que aparentemente la Luna sigue en su sitio a juzgar por la normalidad de las mareas, pero el extraordinario fenómeno demanda explicación y empieza a suscitar todo tipo de reacciones, entre las que destaca el surgimiento de un culto religioso que lo interpreta como señal divina, quizás marcando el comienzo del Apocalipsis.

La historia se centra en tres personajes, Diane y Jason Lawton, hermanos, y Tyler Dupree, amigo de la infancia y cuyo punto de vista es el que narra la trama. Los hermanos Lawton son de familia adinerada y poderosa, sobre todo a partir de que su padre E.D. Lawton reinvente las redes de telecomunicaciones a partir de globos aerostáticos, y eventualmente alcance un nivel de influencia del más alto nivel político. Extremadamente inteligente y con un enorme tesón, Jason dedicará su vida a intentar entender la causa y finalidad del Spin, cuyo origen no natural queda claro en el momento en el que se descubren unos objetos desconocidos orbitando sobre los polos, y un fallido ataque termonuclear sobre los mismos provoca una momentánea fluctuación de la membrana. La creación del Spin se atribuye a unas entidades denominadas los Hipotéticos, a falta de mejor nombre. Se descubre que el Sol que se ve no es más que una simulación generada por el Spin para mantener las condiciones de habitabilidad en la Tierra, pero el descubrimiento más asombroso se produce cuando a partir del testimonio (inicialmente desechado por absurdo) de astronautas en órbita en el momento de la aparición de la membrana y de los datos de sondas lanzadas con posterioridad, se llega a la conclusión de que el Spin está introduciendo una distorsión temporal: cada segundo en la Tierra corresponde a 3.17 años fuera de la membrana. Esto lleva a dos conclusiones inmediatas: (i) el Spin es a la vez la causa y el remedio al problema, proporcionando un apantallamiento protector para toda la radiación letal que la Tierra recibiría de estar desprotegida frente al gradiente temporal, y (ii) en el lapso de una generación el Sol se tornará una gigante roja que engullirá a la Tierra.

La constatación de este hecho, a la vez que espada de Damocles sobre la Humanidad proporciona posibilidades inimaginables: puede intentarse la terraformación de Marte en el lapso de unos años. Sucesivas oleadas de microorganismos cada vez más complejos son lanzados en dirección al Planeta Rojo. Debido a la distorsión temporal, un segundo en la tierra después de atravesar la membrana, los envíos ya han llegado a Marte; una hora después llevan milenios reproduciéndose; al cabo de un año en la Tierra han pasado casi 100 millones de años de evolución. Los cambios inducidos por la creciente biosfera marciana, y la evolución del Sol, desplazando la zona habitable del Sistema Solar hacia fuera, permiten que eventualmente se envíen colonos a Marte como salvaguarda de la civilización terrestre. No habrán de pasar muchos años hasta que se den dos acontecimientos cruciales. Marte, un mundo ya con una desarrollada civilización, se ve envuelto a su vez por una membrana de Spin, y poco antes de ello envían a la Tierra a un emisario que porta una propuesta que puede dar respuestas sobre el Spin: lanzar al espacio una colonia de organismos autorreplicantes que medrarán en los fríos cuerpos de la Nube de Oort, y de allí se desplazarán a otras estrellas, creando una red de cómputo de escala galáctica que recopilará información sobre otros planetas con membranas de Spin, y su evolución a largo plazo.

A pesar de que las anteriores pinceladas hagan pensar en una obra de ciencia-ficción hard, hay algunas consideraciones que hacer. Suele comentarse a menudo que la literatura de ciencia-ficción adolece de personajes planos y poca profundidad narrativa. Este tópico no anda desencaminado en ocasiones, lo cual no es óbice para que su máxima expresión haya producido algunas de las más grandes gemas del género. Pensemos por ejemplo en el añorado Robert L. Forward, cuyos personajes eran poco más que instrumentos al servicio de un grandioso escenario de ficción científica. Bien es verdad que no todos los autores tienen el talento para componer un mundo que haga volar la imaginación, alienígenas que provoquen asombro, o tramas de escala cósmica que enganchen al lector, y es en esos casos en los que las deficiencias de caracterización se hacen más evidentes. Una de las reacciones ante esta situación es que los autores intenten compensarla trufando la historia de vivencias de los personajes, en un intento de dotarlos de profundidad y relieve. El peligro viene de la sobrecompensación, que a veces hace que el resultado sea un drama con un telón de fondo de ciencia-ficción. Un ejemplo notable de esto lo encontramos en novelas como Cronopaisajede Gregory Benford, o la anterior obra de Robert Charles Wilson, Los Cronolitospor citar un par de casos. La lectura de las mismas deja a veces un poso de oportunidad perdida para una gran historia de ciencia-ficción. Es como si George Lucas hubiera dedicado una hora de La Guerra de las Galaxias a mostrarnos lo dura que era la vida en las granjas de humedad, cuánto madrugaba Luke, y cuán compleja era su relación personal con Owen Lars.

Spin tiende a caer a veces en este problema: la trama se desarrolla en dos hilos, uno de los cuales narra la hstoria desde el comienzo del Spin, y el otro –un par de decadas en el futuro- muestra a Tyler y Diane como fugitivos en busca de su destino final (en el sentido geográfico), y una gran proporción de ambos se dedica a las tribulaciones personales de los personajes. Personalmente encuentro poco interesante los problemas de la madre de Jason y Diane con el alcohol, o los problemas de la secta religiosa en la que esta última se introduce. Tampoco puede decirse que haya un clímax en la historia, ya que lo único parecido es la revelación que Jason hace finalmente sobre la naturaleza de los Hipotéticos y la finalidad del Spin. En resumen puede decirse que se trata de un plato con buenos ingredientes (no totalmente originales también es cierto, véase por ejemplo Cuarentenade Greg Egan), pero que no ha sido cocinada al gusto de la CF hard. Hay una secuela ( Axis) y una trilogía en el horizonte, pero no ocupan los primeros puestos de mi lista de prioridades.

Posted in Ciencia Ficción, First Contact, Hard SF, Libros, Literatura | Etiquetado: | 5 Comments »

Música para el domingo – The Way to Your Heart (Soulsister)

Posted by Carlos en agosto 3, 2008

El domingo es día de asueto y name mejor que un poco de música para amenizarlo. Por ejemplo este gran tema de Soulsister titulado “The way to your heart“. Lanzada en 1988 e incluida en su álbum de debut, esta canción fue un gran éxito con todo merecimiento, el mayor que la banda belga llegaría a alcanzar (y que a veces injustamente les hace ser considerados un grupo de un solo éxito). Haciendo honor al nombre de la banda, la canción tiene un tono soul y un aroma Motown delicioso (no hubiera desentonado si Diana Ross y las Supremes lo hubieran interpretado). ¡Que lo disfruten!

Posted in Música | Etiquetado: , , , | 2 Comments »