La Singularidad Desnuda

Un universo impredecible de pensamientos y cavilaciones sobre ciencia, tecnología y otros conundros

¿Puede un biólogo arreglar un tamagotchi?

Posted by Carlos en mayo 11, 2007

TamagotchiAyer comentábamos la ácida crítica que el Prof. Yuri Lazebnik hacía de la metodología dominante en el área de la biología de sistemas, y que ilustraba con una analogía a la reparación de una radio. La opinión del Prof. Lazebnik es que deben llegarse a conocer las redes de interacciones con la misma precisión que se conocen los circuitos eléctricos. Es indudable que tal objetivo es deseable, pero ¿es la meta final? Parece que no, tal como muy apropiadamente ilustra el Dr. Luca Cardelli -empleado actualmente en Microsoft- con otra analogía: ¿puede un ingeniero eléctrico arreglar un reproductor MP3, o un teléfono móvil que no recibe email? La respuesta es: muy probablemente, no. El funcionamiento de estos dispositivos no puede ser descrito convenientemente en forma de circuitos eléctricos, ya que una parte significativa (en algunos casos la más significativa) no es electrónica, sino programación. Esta analogía es especialmente interesante, si se interpreta que el material genético de un ser vivo es esencialmente un tipo de software, y que éste controla el funcionamiento del sistema (los seres vivos más simples -los virus- serían entonces de hecho puramente software).

El Dr. Cardelli explora esta situación, pero desde un prisma ligeramente distinto, en un artículo titulado

publicado en el Gilles Kahn Colloquium en enero de este año. La idea básica es considerar un organismo tecnológico, ya que esta elección asegura que el sistema que se quiere analizar fue creado mediante ingeniería directa, lo que en principio hace potencialmente factible la ingeniería inversa, tal como sería el objetivo biológico. El organismo en cuestión es un tamagotchi, que para ponernos en un contexto biológico denominaremos Tamagotchi Nipponensis. A la hora de abordar el estudio del T. Nipponensis mediante el método científico, hay diferentes enfoques que se pueden seguir: (1) comprender los principios de funcionamiento del sistema, (2) comprender su mecanismo, (3) comprender su comportamiento, (4) comprender su entorno, (5) comprender su matemática. Todos estos enfoques fallan, ya que el hadware del sistema es relativamente simple, muy compacto, muy interrelacionado, su comportamiento es estocástico, su entorno original (la sociedad japonesa) es muy compleja, y su matemática es externamente inaprehensible.

¿Cómo puede entenderse el T. Nipponensis? Lógicamente, hace falta examinar su software, y realizar ingeniería inversa de éste. Esto quiere decir que hay que trazar el código, definir puntos de ruptura, hacer volcados de memoria, análisis de paquetes de comunicaciones, etc. La analogía con la realidad biológica se cierra si consideramos que la genómica sería la recuperación del código objeto, la transcriptómica sería trazar el estado de la pila del sistema, la proteómica sería la realización de volcados de memoria, la metabolómica sería el estudio de la fuente de alimentación y el tamaño del heap, y la biología de sistemas sería el estudio del tráfico de comunicaciones. Sin embargo, el análisis no parece que sea muy factible si nos dedicamos a sacar promedios de millones de volcados en memoria, o a eliminar líneas de código una a una para ver qué pasa.

La conclusión debe ser que -como dijo Einstein- la Naturaleza es sutil, pero no maliciosa, por lo que el software estará encriptado para que sea difícil de modificar, no para que sea difícil de entender. La tarea no va a ser fácil en cualquier caso.

Enviar a Blog Memes Enviar a del.icio.us Enviar a digg Enviar a fresqui Enviar a menéame

Anuncios

2 comentarios to “¿Puede un biólogo arreglar un tamagotchi?”

  1. JJ said

    ¿Puede alguien arreglar un tamagotchi? Yo creo que esos chismes no se crean para ser arreglados.

  2. Carlos said

    Depende lo que esté roto, ¿no? 😉 Lo difícil es efectivamente entender lo que el tamagotchi hace. Dicen que los tatamotchis de la creadora del invento llevan una “vida” bastante infeliz, así que imagínate la situación para el criador de tamagotchis de a pie…

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: