La Singularidad Desnuda

Un universo impredecible de pensamientos y cavilaciones sobre ciencia, tecnología y otros conundros

¿Sueñan los androides artistas con paisajes cibernéticos?

Posted by Carlos en abril 12, 2007

Cuando se habla de inteligencia artificial, a veces se asimila ésta a reproducir la capacidad para la resolución de problemas que tiene un humano. Se trata por supuesto de una interpretación restrictiva, que podría pensarse que da lugar a una IA “fría” (lo que intuitivamente describiríamos como carente de sentimientos o de emociones). La verdad sea dicha, no es algo que sea claramente asumible, ya que en el fondo la capacidad de resolución de problemas que tenemos debe mucho a nuestras dotes creativas: ante problemas nuevos se innovan soluciones de una manera que difícilmente puede ser descrita como mecánica. Por más que típicamente se sigan algunas heurísticas (diseño por analogía por ejemplo), no es despreciable el papel que la denominada “idea feliz” tiene en todo el proceso. Este tipo de creatividad es también la que se plasma en un proceso artístico, y quizás exista una conexión entre ambas y -quién sabe- el arte no sea más que un fenómeno emergente de nuestra capacidad resolutiva.

ISU, the poet robotViene todo la anterior a cuento de una línea de trabajo bastante activa (y a fuer de ser sinceros no siempre reconocida) en el área de la computación evolutiva: el uso de técnicas con inspiración biológica para el desarrollo de sistemas artísticos. Esto puede hacerse de diferentes formas, algunas incorporando un componente humano externo que proporciona cierta guía, y otras de manera autónoma a partir de ciertos modelos internos. Este último es precisamente el caso de ISU, el “robot poeta”, diseñado por Leonel Moura, y cuya demostración pude ver en vivo ayer en una exhibición realizada en Valencia (bella ciudad en la que me hallo estos días). Se trata de un pequeño dispositivo del tamaño de un balón de fútbol, y que está dotado de tres ruedas direccionales. Éstas le permiten desplazarse con mucha libertad, y hacer complejos giros y maniobras. El robot está dotado de unos rotuladores que le permiten escribir o pintar en la superficie sobre la que se desplaza. ISU puede de hecho escribir letras, y debe su nombre a Isidore Isou, creador del movimiento letrista. Durante el tiempo que pude ver a ISU en acción (había otras cosas en la exposición que reclamaban mi atención), nos deleitó con dos inscripciones en negro -una en la que se leía “E1”, y otra en la que decía “FIR”- rodeadas de gruesos y vigorosos trazos en rojo. Esto puede parecer bastante inane, pero hay que reconocer que el robot siguió pintando, y que algunas de las cosas que genera no están tan mal, como puede verse. Hay otros intentos robóticos en la página de Leonel Moura.

Por el momento todo este tipo de creación artística es fundamentalmente la combinación de modelos matemáticos y un generador de números aleatorios, sin creación consciente. Lo último es lo fundamental, y lo que caracteriza al proceso creativo humano más allá de la mecánica del mismo; visto de otra forma, no sólo es necesario crear, sino desarrollar un sentimiento de aprecio o desprecio por lo creado. Quizás sea un buen test para detectar en qué momento una IA está empezando a desarrollar cualidades mentales “humanas”.

Enviar a Blog Memes Enviar a del.icio.us Enviar a digg Enviar a fresqui Enviar a menéame

Anuncios

7 comentarios to “¿Sueñan los androides artistas con paisajes cibernéticos?”

  1. janzo said

    Realmente no comprendo dónde está la importancia de que sea un robot movil el que dibuje y no un programa residente únicamente en una computadora. ¿Qué más me da que sea un cacharrito pintando en el suelo o una programa que vaya haciendo dibujos en la pantalla? Lo digo porque la cantidad de esfuerzo que se invierte en mecánica y electrónica no se aprovecha en lógica o algoritmia que a fin de cuentas es lo que nos interesa si hablamos de inteligencia.
    Creo que los robots y los androides nos dispersan del objetivo.

    Y ya que estuviste en esa feria podrías comentarnos alguna cosilla más… en la televisión daba un poco de pena, no sé si por analfabetismo digital de los reporteros y periodistas o porque la feria en si misma no tenía gran sustancia.

  2. Carlos said

    Janzo, no estoy seguro si se trata del mismo evento. En el que yo estuve era una exposición que formaba parte de un gran congreso internacional sobre computación evolutiva. Si vives en la zona de Valencia seguro habrás leído en los periódicos locales o visto por televisión alguna reseña sobre el mismo. La mayor parte de la exposición ya la conocía de otras veces, y en su mayor parte eran pinturas o vídeos generados por algún sistema de inspiración biológica. Eran agradables a la vista en su mayor parte (algunos quizás demasiado abstractos, pero bueno). Había algún sistema que interactuaba con el usuario, y plasmaba dibujos en función de lo que le hablabas por un micro. No puedo darte detalles muy concretos sobre la creación de estas obras, pero a grandes rasgos se trata muchas veces de hacer evolucionar un modelo de la obra usando a un humano para dar indicaciones de qué es estéticamente agradable o no.

    Tienes gran parte de razón en lo que comentas acerca de la robótica en relación a la IA, pero aunque no estoy seguro de que sea el caso de ISU (y de hecho probablemente no lo sea), puede haber buenos motivos para hacer un sistema físico. Por ejemplo, el que te comentaba anteriormente de interactuar con el entorno (no sólo con un usuario humano, sino con el propio lienzo, con la obra parcialmente realizada, etc.) Todo puede simularse por supuesto, pero llega un momento en el que la complejidad de una simulación excede la de implementar el propio sistema físico. Este tipo de robots son muy simples realmente (casi pueden comprarse en una tienda, o hacerse a partir de componentes de unos cuantos juguetes), por lo que en la práctica casi todo el esfuerzo de desarrollo está puesto en la “inteligencia” del dispositivo.

  3. David said

    Hola Carlos, una entrada genial, como todas y cada una de las anteriores. Me quedo con la frase de que quizás el arte sea un fenómeno emergente de nuestra capacidad resolutiva, aunque personalmente pienso que tal vez sea al revés. La capacidad de solucionar problemas que tiene el ser humano es increíble, llegando a ser algunas soluciones, en mi opinión, verdaderas obras de arte.

    Sigue así !! 😉

  4. ErManitu said

    Sobre este tema trata la sección del “libro de notas” titulada “computación creativa y otros sueños”: http://www.librodenotas.com/computacion/

    Ver, por ejemplo,
    http://librodenotas.com/computacion/5759/maquinas-creativas
    y siguientes.

  5. Carlos said

    ¡Gracias David! En línea con lo que comentas, es realmente interesante como por ejemplo los físicos teóricos o los matemáticos aprecian mucho la belleza de una solución matemática (ya sea por su simplicidad, elegancia, simetría, etc.). Bien podría ser que haya unos principios muy abstractos de -denominémoslos así- “belleza estética” que tengamos grabados en un nivel básico del cerebro, y que orienten el tipo de soluciones que buscamos producir en respuesta a los problemas que nos encontramos. Esos principios podrían manifestarse luego en las obras artísticas. Es una cuestión apasionante sin duda. Saludos.

  6. oleosymusica said

    Hola Carlos. En mi blog Óleos y Música donde trato temas atísticos escribí algo sobre el arte robótico (http://oleosymusica.wordpress.com/2007/03/10/arte-robotico) pero visto desde el puntode vista artístico donde formulaba la interrogante de si el arte hecha por máquinas debía ser llamada arte ya que esta ha sido siempre una actividad netamente humana donde se involucran los sentimientos del creador y del espectador. Me gustaría conocer tu opinión.

  7. nuvol said

    Hola Carlos!

    Lo que más me ha gustado ha sido el título! (a ver: el resto del artículo también)

    Saludos desde mi rinconcito interestelar!

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: