La Singularidad Desnuda

Un universo impredecible de pensamientos y cavilaciones sobre ciencia, tecnología y otros conundros

¿Cuándo dejaremos de pagar lo mismo por ver cualquier película en el cine?

Posted by Carlos en diciembre 23, 2006

Si no pagamos lo mismo por 1 kg de jamón ibérico de pata negra que por 1 kg de jamón cocido, ¿por qué tenemos que pagar lo mismo para ver cualquier película en el cine? Esta cuestión, formulada aquí de manera un tanto simplista, pero no por ello menos realista, es la alguno quizás se habrá planteado alguna vez, y la que Barak Y. Orbach, profesor titular de Derecho de la Universidad de Arizona, ha analizado en un reciente artículo titulado

publicado en la revista Yale Journal on Regulation. El porqué de que los precios sean uniformes dentro de un mismo multicine es complejo. Cierto es que hay esquemas por los que ciertos días las entradas son más baratas para algunas películas, pero esto dista mucho de un escenario más abierto como podrían ser por ejemplo los espectáculos deportivos: ¿a alguien se le ocurriría que costara lo mismo una entrada para un Real Madrid-Barcelona, que para un Alcoyano-Gramanet (con todo el respeto para estos últimos equipos)? El Dr. Orbach apunta varias razones:

  1. Los espectadores pueden percibir cierta “injusticia” en la variabilidad de precios. La mayor parte de la recaudación se realiza durante el fin de semana, por lo que la ley de la oferta y la demanda dictaría mayores precios esos días. Sin embargo, el espectador pensaría -con parte de razón- que esa subida es una forma de sacar un beneficio injusto a su costa, y no contribuiría a fidelizar a la clientela.
  2. La incertidumbre en el éxito de una película. Hay que fijar un precio inicial, que puede ir al alza o a la baja después de la primera semana de exhibición. En caso de subida, podría producirse un efecto similar al descrito anteriormente, mientras que en caso de bajada, el espectador puede asociarlo con una posible baja calidad de la película, lo que no contribuiría a aumentar la asistencia a la misma.
  3. Relacionado con lo anterior, las diferencias de precio entre películas de diferente tipo podrían ser admisibles (nadie se escandalizaría de pagar más por ver “El Señor de los Anillos”, que por un drama sueco en versión original), pero se produciría una competición entre películas análogas, destinadas a segmentos similares del público (por ejemplo, “Antz” y “Bugs”). Nuevamente, la diferencia de precios podría asociarse con mejor/peor calidad y provocar una reducción drástica de asistencia (los economistas hablan de demanda inestable).
  4. La gestión de una política de precios variables sería complicada, tanto desde el punto de vista administrativo como logístico (la transacción en taquilla sería más larga, los sistemas de control en los multicines deberían ser más estrictos, …).
  5. Los objetivos de los productores, distribuidores y exhibidores son diferentes. Por ejemplo, al exhibidor le renta más el gasto en refrescos y chucherías, que el de taquilla (no porque el primero sea mayor, que podría serlo, sino porque del primero se lleva un porcentaje mucho mayor). Productores y distribuidores se mueven en un escenario diferente, en el que el ingreso es por espectador que entra a la película, y por lo tanto se oponen a la política de precios variables.

Como puede apreciarse, la situación es compleja, pero eso no quiere decir que sea justa. Se paga un precio alto por películas malas, y las entradas para las mejores películas se agotan antes por tener un precio bajo (alto o bajo en términos de calidad/precio). Quizás una política de precios totalmente abiertos sea demasiado costosa o compleja de implantar, pero como apunta el Dr. Orbarch, hay soluciones intermedias, como ajustar el precio a las variaciones estacionales de demanda.

Estacionalidad de la asistencia al cine en EE.UU.

Sin embargo, me temo que hay demasiados intereses cruzados como para que la cosa varíe a corto o incluso medio plazo.

Anuncios

19 comentarios to “¿Cuándo dejaremos de pagar lo mismo por ver cualquier película en el cine?”

  1. ¿Cuándo dejaremos de pagar lo mismo por ver cualquier película en el cine?

    Si no pagamos lo mismo por 1 kg de jamón ibérico de pata negra que por 1 kg de jamón cocido, ¿por qué tenemos que pagar lo mismo para ver cualquier película en el cine?

  2. ICeman said

    ¿Y por qué en servicios como iTunes se paga usd $0,99 por canción, sin contar la duración o calidad de la misma? Hay intros de un disco de menos de 30 segundos, mientras que el disco Tubular Bells de Mike Oldfield tiene temas de media hora. Deberían haber canciones más baratas que otras…

  3. ¿Cuándo dejaremos de pagar lo mismo por ver cualquier película en el cine?

    Si no pagamos lo mismo por 1 kg de jamón ibérico de pata negra que por 1 kg de jamón cocido, ¿por qué tenemos que pagar lo mismo para ver cualquier película en el cine?

  4. h2d2 said

    ¿Y cuándo dejaremos de pagar lo mismo por ver una película en la fila 1 que en la fila 12?

  5. Carlos said

    No te falta razón, h2d2. En el teatro no cuesta igual un asiento central en primera fila que una platea lateral (por no hablar de anfiteatros).

  6. Vicens said

    Muy interesante la reflexión… me ha hecho pensar… Gracias!

  7. Carlos said

    Efectivamente, ICeman. El precio único da lugar a ese tipo de absurdos.

  8. Yavimaya said

    está claro que nunca costará lo mismo un partido Madrid-Barça que un Alcoyano-Gramenet, pero yo prefiero mil veces el segundo al primero y pagaría mas por ver a mi Deportivo que a cualquiera de los equipos de 1a. DE_POR_TI_VO DE_POR_TI_VO 😉

  9. jimmy said

    Yavimaya apurate en ver al Depor todo lo que puedas, que con el pufo que tiene y la plantilla de 2a no tardará en bajar y desaparecer como el Compostela. Podrán usars de nuevo el slogan que lo caracterizaba de “conoce Galicia con el deportivo de la Coruña”.

  10. halaaa said

    Me parece que te equivocas y que povca idea del cine tienes. Igual es que el drama sueco es cien veces más interesante que la basura de los Anillos o de las millones de pelis comerciales insustanciales que se están estrenando actualmente. Cuando mejores tu gusto en materia de cine, vuelve a escribir un post acerca de ello, anda.

  11. lince159 said

    “halaaa” te equivocas, el que escribio esto en el blog no es el que creo la reflexión, “El Dr. Orbach apunta varias razones” se ve claramente que pone esto, 😉 cuando aprendar a leer comentas ^^

    por cierto, muy bueno ^.^

  12. Artemio Estrella said

    Vale un comino la calidad del cine (con respecto a la oferta y la demanda). El mercado es el que manda y personalmente creo que se beneficiarían más las salas de cine si aplicaran las leyes de oferta y demanda.

    Las salas de cine no viven de la venta en taquilla, viven de la venta de alimentos (si así se les puede llamar) y golosinas.

    Los beneficios también se trasladarían al público, pues no todos somos aficionados al cine comercial o a veces nos gusta experimentar con ciertas películas que talvez no llegarían a ser de nuestro total agrado. De tal manera que películas poco exitosas (comercialmente hablando), pero con cierta calidad en su reparto o argumento, costarías menos y dan la oportunidad de invertir los mismos recursos en ver más películas.

    De hecho, talvez y solo talvez, este tipo de iniciativas orillaría –según estudios de mercado– al público a gastar 30 dólares (por decir una cantidad) para ver dos películas; en lugar de solo gastar 20 dólares por ver solo una.

  13. urpiano said

    Pues qué quereis que os diga… A mí me parece mucho más acertado el precio único, así sabes lo que te va a costar el cine. ¿Cuánta gente va al cine sin saber qué película va a ver? A mí, personalmente, como pusieran el precio de la entrada variable no me iban a ver más el pelo ¿pagar un b… por una película que a lo mejor no me gusta, sólo porque tiene mucho nombre, o dedicarme a ser espectador de saldos, que podrían ser buenos pero están “marcados” de salida? No, no creo que volviera a pisar una sala, ya me esperaría a su emisión televisiva.

  14. deckard161 said

    ¿Y por qué no pagar menos por aquellas películas que llevan más tiempo en cartel? Seguro que en multicines se llenarían más las salas en los últimos días….

  15. neburzeug said

    Pienso que si por ejemplo, una pelicula no se ve lo suficiente, en vez de quitarla rapido, bajaria el precio la ultima semana.
    Que entre poca gente a verla no significa que sea mala, si no que la masa borreguil no ha entrado a verla.
    Asi puedes “arriesgarte” a ver una peli que no sabes si sera mala, pero si no sales sorprendido diciendo que realmente era buena, al menos has perdido menos dinero…

  16. […] Interesante post sobre el precio de las películas en los cines, en el blog de La Singularidad Desnuda, que acabo de descubrir (y que pasa a ser parte de mi lectura diaria) Si no pagamos lo mismo por 1 kg de jamón ibérico de pata negra que por 1 kg de jamón cocido, ¿por qué tenemos que pagar lo mismo para ver cualquier película en el cine? Esta cuestión, formulada aquí de manera un tanto simplista, pero no por ello menos realista, es la alguno quizás se habrá planteado alguna vez, y la que Barak Y. Orbach, profesor titular de Derecho de la Universidad de Arizona, ha analizado en un reciente artículo titulado […]

  17. F. Negro said

    Un jamón de bellota cuesta más porque en teoría tiene más calidad. ¿Quién o qué decide la calidad de una película?

  18. Carlos said

    Bueno, el precio del jamón de bellota está determinado entre otros factores por los costes de producción (que fijan un precio mínimo), y la oferta y la demanda. La gente está dispuesta a pagar más por ese jamón que por otro, lo que encarece su precio. Esto último es cuestión de gustos al final. Por poner otro ejemplo, hay gente a la que le repugna el caviar, y no pagaría un céntimo por una lata.

    El problema del cine es que hay muchos intereses contrapuestos entre productores, distribuidores y exhibidores, y la solución menos mala para estos en conjunto puede ser bastante mala para el espectador. Abrir los precios a la oferta y la demanda puede ser muy complicado, pero la solución que proponía el Dr. Orbarch -ajustar los precios a la variabilidad estacional- parece razonable como un primer paso.

  19. gotador said

    Hace mucho que pienso en este tema. Mi solución:

    Tu dinero será reintegrado en función de lo que tardes en abandonar la sala durante la proyección de la película.

    Posibles parametros de la ecuación:
    -> Hora límite hasta la que se aplica devolución. (Digamos que con media película vista deberíamos tener claro si queremos desestimar el resto)
    -> Numero de espectadores que abandonaron la sala antes que tu. (Un pionero puede marcar tendencias ..y eso se paga. Y los seguidores saben que son un poco menos ganadores, pero su decisión está más contrastada. )

    Puntos a favor:
    ->El espectador tiene un medio directo -y poderosamente efectivo- de expresar su opinión acerca de la calidad del producto (No hay duda del seguimiento que las distribuidoras harían de esta información y pondrian más empeño en evitarlo/controlarlo -mejorando los servicios accesorio, la calidad del producto,etc.. La experiencia en general- )
    ->Amortizar la inversión 🙂
    ->Fomentar el espiritu crítico activo y la capacidad de toma de decisiones del consumidor, en un escenario en el que, precisamente esas facetas suelen estar profundamente dormidas y apoltronadas en un cómodo sillón. Quizás alguien sea capaz de extrapolar y ver el sin-sentido y la desidia de una vida.. bla bla bla (que cada cual termine la frase al gusto)

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: