La Singularidad Desnuda

Un universo impredecible de pensamientos y cavilaciones sobre ciencia, tecnología y otros conundros

La edición ¿final? Toda la vida en un chip

Posted by Carlos en diciembre 22, 2006

The Final Cut (poster)Hace un par de años se estrenó una película que, según parece, tuvo sólo un discreto paso por la cartelera. Se trata de “The Final Cut” (que se tradujo en diversos sitios con nombres tan variopintos como “La Memoria de los Muertos”, “Más Allá de la Muerte”, …), dirigida por Omar Naim, y protagonizada entre otros por Robin Williams. La película partía de una premisa muy interesante: en un futuro cercano, los que tienen cierto nivel adquisitivo pueden permitirse un implante Zoe, esto es, una especie de biochip colocado en el cerebro que permite grabar todo lo que el sujeto ve u oye, durante toda su vida. Cuando una persona con uno de estos implantes muere, hay profesionales que se encargan de realizar un panegírico sobre el finado, usando el metraje grabado en el implante. La idea es como digo interesante, aunque la película resultaba un tanto fallida al intentar explorar las implicaciones de este tipo de implantes.

Pues bien, a través de Novedades Científicas, Tendencias21 y The Telegraph, nos llega la noticia de una predicción: según Nigel Shadbolt, catedrático de inteligencia artificial en la Universidad de Southampton, para dentro de unos 20 años será posible grabar toda la vida de una persona en vídeo de alta resolución; para ello, el Prof. Shadbolt estima que serán necesarios entre 5 y 6 petabytes (1 PB = 1015 bytes). A primera vista, no parece una predicción descabellada a 20 años vista (esta fecha suele ser por cierto una de las estimaciones para el advenimiento de la singularidad tecnológica). Para entonces, habrá que haber resuelto, eso sí, diversos problemas tales como la miniaturización de varios PB de memoria, la lectura de información (desde los nervios ópticos y auditivos, o directamente de la corteza cerebral), el suministro y la disipación energética en un medio biológico sensible, etc. En un plazo como el señalado, no parece tarea imposible, pero en cualquier caso, puede plantearse una cuestión más de fondo: ¿por qué o para qué querríamos hacer esto?

En primera instancia, si el acceso a la información es post mortem, la razón básica por la que se podría querer un implante de este tipo no diferiría mucho de la planteada en la película: que los allegados tengan acceso a las vivencias de la persona desaparecida. Por supuesto, podría pensarse en su utilidad forense (además de la información audiovisual, se podría almacenar todo tipo de datos sobre temperatura, presión sanguínea, pulso, … una auténtica caja negra), o incluso en la construcción de museos históricos en los que se pueda rememorar de manera casi perfecta la vida de personajes famosos.

La utilidad sería mucho mayor si el acceso a la información pudiese hacerse durante la vida del sujeto (imaginemos que la gente dispusiera de un puerto USB 5.0 en la nuca). Por un lado estarían las aplicaciones médicas: estaría disponible un histórico de todos los datos vitales del individuo, y se podrían hacer diagnósticos mucho más rápidos y fundamentados. Por otro lado, estarían las aplicaciones -quizás más interesantes- de esa información en la vida diaria. Suponiendo que el implante sea seguro a intrusiones (quizás sea mucho suponer, pero bueno), el registro sensorial sería definitivo en todo tipo de conflictos legales. Esta idea ya ha sido explorada en algunas obras de ciencia-ficción. Por ejemplo, en “The Engines of Dawn“, hay una raza alienígena -los Enamorati- dividida en castas, una de las cuales tiene la memoria especialmente desarrollada, lo que les permite jugar el papel de testigos definitivos en cualquier asunto delicado. También están las aplicaciones más personales, como rememorar con toda precisión aquella lección de álgebra homológica en mitad del examen correspondiente, o aquel partido de fútbol que tanto nos impactó (también se me ocurren otras cosas que se quisieran revivir, tal como se muestran por ejemplo en películas como “Brainstorm” o “Días Extraños“). Si el intercambio de grabaciones sensoriales es factible, las posibilidades se multiplican, y a partir de ahí, cualquier predicción sobre el rumbo que podría tomar la sociedad es casi imposible de realizar. Quizás lo más parecido que se puede imaginar es lo que se refleja en “Luz de otros días” de Arthur C. Clarck y Stephen Baxter, no tanto por la tecnología (que no tiene directamente que ver con esto), sino por algunas de sus implicaciones. Quién sabe lo que nos espera.

Anuncios

4 comentarios to “La edición ¿final? Toda la vida en un chip”

  1. Juanlu said

    Parece que el futuro de la humanidad converja a la mera existencia como mecanismo de navegación de un computador, es decir, el que lo dote de consciencia. Me da a mí que nuestra parte animal tendría algo que decir si la singularidad tecnológica ocurriese, mientras tanto, por si si o si no, comamos polvorones. Felices Fiestas Carlos!!

  2. Tienes Razón, Kurzweil y otros tecnólogos sitúan la singularidad entorno al 2.029.

    Si el ser humano llega hasta entonces, nos esperan grandes cambios.

  3. […] En un futuro no muy lejano, tal vez en unos veinte años, puede que existan chips capaces de almacenar cantidades ingentes de información. Según Nigel Shadbolt, presidente de la British Computer Society y profesor de Inteligencia Artificial en la Universidad de Southampton, se podrá grabar sin problemas la vida completa de una persona, segundo a segundo, en vídeo de alta resolución, en un solo microchip. Dicho de otro modo: tu vida completa ocuparía unos 5 petabytes (5 millones de gigabytes), y podría almacenarse en un chip del tamaño de un terrón de azucar. La cantidad de información detallada que se podrá transmitir a generaciones venideras será tan vasta como detallada. (Fuente: Computers ‘could store entire life by 2026’ en The Telegraph, vía Novedades Científicas. Más al respecto en Toda la vida en un chip de La Singularidad Desnuda.) […]

  4. El tema de este tipo de implantes de 5 terabytes, nos lleva a un tipo de soporte logico de la memoria. Puedo imaginar que si se logra hacer una interactuacion del chip directamente con la memoria, este permitiria el aprendizaje acelerado (segundos o minutos) en lo que hoy tomaria años de mucho estudio.
    Otro aspecto es el preguntarse, si debieramos someter a los niños a las “torturas” del colegio. El aprendizaje forzado y el estudio podrian suprimirse, ya que este mismo podria estar almacenado directamente en un chip, y estarse actualizando constantemente, permitiria el aprendizaje del niño y la informacion vendria directamente en la memoria, conciente y subconciente. Tambien se podria pensar en el desarrollo de habilidades especiales, tanto fisicas como mentales.
    Ni hablar del punto de vista militar. Podria permitir la creacion de “criaderos” humanos de supersoldados, con todo el conocimiento sobre utilizacion de equipos, naves, armamento, ademas de un profundo conocimiento cientifico en todas las ramas de la ciencia.
    Incluso se puede suponer, la posibilidad de compartir conocimientos entre humanos, asi que las experiencias podrian compartirse, e incluso heredarse.
    Quien sabe? El futuro es incierto

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: