La Singularidad Desnuda

Un universo impredecible de pensamientos y cavilaciones sobre ciencia, tecnología y otros conundros

La Luna, esa astronave: de Espacio 1999 al registro de patentes

Posted by Carlos en diciembre 21, 2006

Espacio 1999Espacio 1999 era y es una de mis series favoritas. Quien tuviera ocasión de verla en su momento recordará la premisa argumental de la serie: debido a una serie de explosiones nucleares en un vertedero radiactivo lunar, la Luna es lanzada fuera de su órbita hacia el espacio exterior. Con ella viajarán por todo el Cosmos los habitantes de la Base Lunar Alfa, capitaneados por el Comandante Koenig (Martin Landau), y con la inestimable colaboración de la Dra. Russell (Barbara Bein). En su viaje hacia el planeta Meta (nombre idéntico en la versión original) encontrarán todo tipo de razas alienígenas y fenómenos desconocidos.

La serie era fantástica tanto por estética como por guión. Con respecto a lo primero, aunque los uniformes no pueden evitar los pantalones acampanados propios de la época de producción, la concepción retrofuturista del interior de la base, con formas redondeadas, predominio del blanco, paneles de interruptores, y osciloscopios es encantadora. La tecnología disponible era la imaginable en la época, y es ciertamente evocadora: impresoras de papel continuo, terminales de texto, y teclados empotrados en el escritorio. En cuanto a las armas ligeras, los protagonistas disponían de pistolas láser multi-función con un diseño muy particular, que incluía diferentes disparadores para aturdir, matar, desintegrar, soldar, etc. Mención especial merecen las naves espaciales: las celebérrimas Águilas (hay fotos detalladas de la maqueta usada en la serie aquí). Al parecer, George Lucas rechazó el diseño inicial del Halcón Milenario por ser muy parecido a éstas (dichos diseños se emplearon después para las corbetas CR90).

Poste de comunicaciones de Espacio 1999 Rescue Eagle (Espacio 1999)

Con respecto al guión, tocaba muchos aspectos filosóficos acerca de la naturaleza del Cosmos, y el papel del hombre en él. De hecho, a lo largo de toda la primera temporada se da a entender que todo lo que está sucediendo es de acuerdo con un plan cósmico, y que no es casualidad que encuentren ciertas razas o planetas en momentos específicos. Aunque la segunda temporada cambió a un estilo más trekkie, en el que predominaba la acción y los encuentros con alienígenas nada amigables, el cierre final de la serie (realizado en un capítulo especial para conmemorar el año 1999) engarza perfectamente con el espíritu original, proporcionando a la vez una conclusión satisfactoria, y la posibilidad de una continuación de la serie.

Me ha venido a la mente esta reseña de Espacio 1999 a partir de una búsqueda que he realizado en la Oficina de Patentes Europea (gracias por el enlace, Anónima). Resulta que una de las patentes registradas tiene por nombre “Astronave Universal: La Luna“, y ni más ni menos propone usar la Luna como “vehículo para viajes estelares de mil años, con varios miles de conquistadores universales como tripulación”.

Universal Starship Moon

La verdad es que la descripción de la idea es realmente de impresión: se propone construir una red de centros de vuelo y de centros de comunicación, conectados por raíles magnéticos. Habrá una ciudad que alojará a los tripulantes, dividida en varios niveles, y convenientemente apantallada contra la radiación. El centro de mando estará aparentemente en el centro de la Luna (!), y desde allí se podrá conseguir el movimiento deseado mediante “novedosos sistemas de dirección”. Por supuesto, se incluirán fuentes de energía capaces de satisfacer la demanda de todos estos sistemas durante varios miles de años. De esta manera, se podrá viajar a estrellas situadas a años luz de distancia (lógico, ya que salvo el Sol no hay ninguna otra estrella a menos de un año luz de aquí), aunque no haya planetas en los que aterrizar.

En fin, la patente no está en vigor porque el autor de la idea no ha pagado la tasa de renovación, así que si alguien se anima puede retomar el proyecto. En ese caso, rogaría por favor a la persona en cuestión que -antes de la partida- tuviera en cuenta en sus planes la sustitución de la Luna por otro cuerpo de similares características. Más que nada por aquello de seguir permitiendo que la Tiera sea un lugar habitable.

Anuncios

12 comentarios to “La Luna, esa astronave: de Espacio 1999 al registro de patentes”

  1. Anónima said

    ¡Cómo mola!

    La patente no tiene desperdicio y hacia mucho que no me acordaba de 1999, con lo que me gustaba la serie.

    También es verdad que no tiene mucho mérito porque 1999 es una de las pocas series que he visto de pequeña. En casa no había televisión, pero esta serie la ponían los miércoles que era el día que iba a casa de mis abuelos y allí si tenían tele. Todavía me dan escalofríos cuando me acuerdo de una vez que llegan a un cementerio de naves espaciales y en una de ellas hay un monstruo con tentáculos que se comía a la gente y la devolvía a la parrilla churruscada y humeante o de la vez que se cuelan entre los humanos unos alienígenas feísimos pero que los hipnotizaban o algo así para que se les viera guapísimos.

    En cuanto a la patente, hasta donde yo sé, que en este caso no es mucho, el sistema de patentes alemán es especialmente pragmático. Parten de la constatación de que la mayoría de las solicitudes de patentes no llegan a ser comerciales y para ahorrarse trabajo la Oficina de Patentes y dinero al solicitante lo que hacen inicialmente es un simple registro sin entrar a valorar si la solicitud es válida o no. Luego, si alguien lo pide (el solicitante o cualquiera interesado en esa solicitud) y paga la tasa correspondiente, entonces ya hacen un estudio de la patentabilidad de la solicitud. Al menos eso es lo que me sonaba y eso parece que cuentan aquí en alemán.

    Para la patente de la luna usada como astronave universal nadie sintió la necesidad de pedir la realización de un informe (se puede ver en el registro de patentes alemanas pero no poner el link) y el solicitante se cansó de pagar las tasas.

    La verdad es que es una pena: habría sido genial leer un informe de patentes citando como estado de la técnica la serie 1999 😀

  2. Al leer este post se me acaban de conectar varias neuronas que hacía tiempo que debían estar desconnectadas. Espacio 1999 era una de las grandes series que recuerdo con cariño de mi infancia (junto con “En ruta”, “Starsky y Hutch”, “Los hombres de Harrelson” y alguna más).

    Lo curioso es que siempre que he intentado recordarla con amigos nadie la recuerda (snif). Llegué a pensar que todo fue un sueño. Ahora veo que no.

    Gracias!

  3. Antonio Quintana Carrandi said

    Vi Espacio 1999 cuando la emitió TVE por vez primera, allá por 1976. Recuerdo que la ponían los jueves a las cuaytro de la tarde, y un día que caí enfermo pude ver un episodio, El Guradían de Piri. Claro, había que ir a la esculea y no podía hacer novillos todos los jueves para verla. Pero tuvimos mucha suerte. El año 1977, en Un globo, dos globos, tres globos, la inolvidable Mª Luisa Seco nos informó de que se iba a emitir la serie a las 7 de la tarde de los miércoles, porque a TVE habín llegado miles de cartas pidiéndolo.
    Es una serie que siempre ha significado mucho para mi, y estoy tremendamente interesado en todo lo que a ella se refier. Me dispongo a ver todos los episodios en DVD, y, además, estoy trabajando en un libro dedicado a ella, que no sé si se publicará alguna vez o no, pero no me importa. Porque lo hago sólo por puro placer.
    Lo de usar la Luna como una nave generacional me parece algo demasiado fantasioso, porque, como muy bien se explica en la serie, si nuestro satélite natural se saliera de órbita, los daños en la Tierra serían terribles.

  4. Antonio Quintana Carrandi said

    ESTO ES PARA LA FAN DE ESPACIO 1999 QUE FIRMA COMO “ANÓNIMA”.

    El episodio al que te refieres es el penúltimo de la primera temporada de la serie. Precisamente estoy tratando de escribir un libro sobre esta magnífica serie de Sf que todos recordamos con cariño, y acabo de concluir el artículo que dedico a ese episodio, en el que salía el terrorífico cementerio de astronaves y el monstruoso dragón de un sólo ojo y múltiples tentáculos. Espero publicarlo en el Sitio de Ciencia Ficción. Cuando lo tenga colgado te dejaré un aviso aquí, si me es posible, para que puedas leerlo. ¿Okay?

    Un saludo. siempre es agradable comprobar que a las mujeres también os va la SF.

  5. Antonio Quintana Carrandi said

    Esto es para la chica que firma como ANÓNIMA.

    La próxima semana, aparecerá en el SITIO DE CIENCIA FICCIÓN, mi trabajo sobre el magnífico episodio EL DOMINIO DEL DRAGÓN. Ya sabes, el del bicho asqueroso que devoraba a los astronautas y devolvía sus esqueletos a la parrilla. Creo que para el próximo lunes ya estará colgado. A ver si te gusta.

    Un saludo, fan de ESPACIO 1999

  6. victor mendoza said

    hace tiempo que no vemos esta clasica pelicula de ciencia ficcion, ya es hora que apareca la nueva vesion de space 1999 como ya los hicieros la nuevas vesion de start trek la nueva generacion y otros es ugentes nexitamos esta nueva vesoon de base lunar alfa

    atte
    victor mendoza, republica dominicana

  7. jag said

    excelente serie

  8. jag said

    vi la serie en francia, y todos los detalles (trajes, equipos, naves, etc.) superan a mi modo de entender el modo de mostrarno la posible y futura realidad [las siguientes serie o películas creadas y emitidas posteriormente (Star wars & cie, star trek, alien, terminator etc.)]

  9. Isidro said

    Por casualidad, en unos grandes almacenes, vi en DVD la primera temporada de la serie. La compré de forma impulsiva, ya que me traía muy buenos recuerdos de mi infancia. Al día siguiente de la emisión la comentaba con mis compañeros de clase. Nos fascinaban las águilas, las armas láser, el encuentro con los extraterrestres y el suspense cuando iban a investigar una nave abandonada o se adentraban en algún planeta misterioso por si podían hacer de él su hogar y abandonar la luna para siempre.

    Quizá los efectos espaciales no eran muy buenos, las incongruencias de la física y otros detalles que se pueden criticar. Pero para los niños de 12 años de entonces la serie era una maravilla. ¡Lo que disfrutábamos!

    Vista la serie ahora, con los ojos de un adulto y con lo que han avanzado los efectos especiales y esas cosas, quizá me ha trastocado bastante el recuerdo difuso que guardaba ella. De todos los capítulos que he revisado sólo recordaba el de “en otro tiempo, en otro lugar”. Es igual, he disfrutado otra vez, seguramente por volverme a conectar con aquella infancia de televisión en blanco y negro y aquellos compañeros que no he vuelto a ver desde entonces

  10. Heliodoro said

    Excelente serie de TV,yo la veia de chico,siempre habia sido mi programa preferido ,me gustaba mas la segunda temporada,nunca me la perdia,me encantan las imagenes del exterior de la base lunar alfa,pienso que para su tiempo esta serie estaba muy avanzada,yo compre la serie completa en DVD,en una tienda de articulos electronicos muy conocida en los estados unidos y me encanta verla aunque solo biene hablada en ingles,en espanol no la he podido conseguir,mis saludos a todos los fans de Espacio 1999.

  11. Antonio Quintana Carrandi said

    Me alegra comprobar que John Koenig y su gente tienen tantos fans, treinta y tantos años después de finalizada la serie. Mi proyecto de un libro sobre ESPACIO 1999 va viento en popa, a pesar de que tengo poco tiempo para escribir. Saber que esta mítica producción británica tiene tantos seguidores me anima a continuar con el proyecto. ¿Se publicará en papel alguna vez? No tengo ni idea, pero lo cierto es que lo hago, más que nada, porque me encanta hacerlo. De momento, algunos episodios ya los he reseñado en el Sitio de Ciencia Ficción, y también he publicado ahí un par de ensayos sobre la serie.
    Respecto a algunos comentarios aparecidos aquí, he de aclarar que los FXs de ESPACIO 1999 eran de losmejores de su época, y vistos hoy, tampoco han pasado tanto de moda. Realmente, he visto cosas hechas con ordenador muy inferiores a lo visto en esta serie. Y, efectivamente: lo más recordado siguen siendo las maravillosas Águilas, naves cuya originalidad no ha sido superada todavía.
    El próximo episodio que reseñaré en el Sitio de ciencia Ficción será NUEVO ADÁN, NUEVA EVA. Os emplazo a que lo leais cuando aparezca. Creo que no os defraudará.

    Un saludo y hasta otra.

  12. Carlos said

    Una pena que no haya remake ni largometraje de Cosmos 1999. Un abrazo.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: