La Singularidad Desnuda

Un universo impredecible de pensamientos y cavilaciones sobre ciencia, tecnología y otros conundros

La NASA capta el brillo de los primeros objetos del Universo

Posted by Carlos en diciembre 20, 2006

Todos hemos escuchado hablar de la radiación de fondo de microondas, un tenue velo de radiación remanente del momento en el que el Universo se hizo transparente, y que envuelve todo el Cosmos. Quizás menos conocido es que existe también una radiación de fondo infrarroja. Esta radiación es la emitida por las estrellas -originalmente en el espectro visible o ultravioleta- trasladada a la banda de infrarrojos por el corrimiento al rojo debido a la expansión del Universo. Para poder analizarla con detalle es preciso eliminar toda señal en primer plano (proveniente estrellas o galaxias). Esto es precisamente lo que han hecho científicos del telescopio espacial Spitzer de la NASA, pudiendo de esta forma obtener un muestra de la radiación emitida por los objetos más lejanos (y por lo tanto más alejados en el tiempo también).

The Universe’s First Fireworks

Los resultados del análisis apuntan a que esta radiación proviene de gigantescos objetos del pasado remoto (13,000 millones de años atrás), posiblemente racimos de estrellas 1,000 veces más masivas que el Sol, o monstruosos agujeros negros que devoraban cantidades ingentes de gas. De tratarse de estrellas, estaríamos hablando de racimos de unas 1,000 de ellas, mini-galaxias que posiblemente actuaron como semilla para la creación de las galaxias actuales, al ir coalesciendo unas con otras. Estas estrellas primigéneas (englobadas en una clase denominada Población III – las estrellas actuales son de tipo Población I y II) serían extremadamente calientes y brillantes, y tendrían una vida muy corta (nota friqui: tal como le dijo Tyrell a Roy), del orden de unos millones de años.

Brief History of the Universe

Hay un vídeo muy interesante aquí (disponible en diferentes formatos), en el que se muestra la aparición de las primeras estrellas, entre 200 y 400 millones de años después del Big Bang. La muerte de estas estrellas sembró el Universo de los elementos pesados que permitieron la aparición de nuevas generaciones estelares. La rueda cósmica no deja de girar.

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: