La Singularidad Desnuda

Un universo impredecible de pensamientos y cavilaciones sobre ciencia, tecnología y otros conundros

Darwinismo municipal y ciudades urbívoras

Posted by Carlos en noviembre 27, 2006

urbívora: adj., que se alimenta de ciudades.

Los seguidores de “Los Simpson” quizás recuerden un capítulo en el que Homer es elegido concejal de limpieza y medio ambiente de Springfield. Después de gastarse en un mes todo el presupuesto anual de su departamento, se le ocurre cobrar a todas las ciudades vecinas para que viertan sus desperdicios en el subsuelo de Springfield. Finalmente, el terreno no puede dar más de sí, y surgen géiseres de basura por toda la ciudad. La solución que el consejo municipal encuentra es mover la ciudad unos cuantos kilómetros.

Esta idea de ciudades móviles no es del todo nueva. De una manera más o menos directa pueden encontrarse urbes de este tipo en relatos ambientados en el espacio (por ejemplo, grandes naves generacionales), o en futuros post-apocalípticos (por ejemplo, el petrolero de Waterworld). Lo que si tiene su punto de novedad es llevar esta premisa a ciudades actuales, e imbuirla en el marco de un ecosistema en el que unas ciudades “se comen” a otras, reaprovechando sus estructuras y materiales, y absorbiendo a sus habitantes (o utilizándolos como esclavos). Esta es la idea de Philip Reeve en sus Hungry City Chronicles, un ciclo de novelas que empezó con Mortal Engines, y que ya va por su cuarto título. He aquí un párrafo de la misma (mi traducción):

“La pequeña ciudad estaba tan cerca que podía ver a sus habitantes como hormigas, corriendo en todas direcciones en los niveles superiores. ¡Cuán asustados debían sentirse, viendo a Londres abalanzarse sobre ellos sin tener donde esconderse! Pero sabía que no debía sentirse apenado por ellos. Era natural que las grandes ciudades se coman a las más pequeñas, de la misma manera que las ciudades pequeñas se comen a los pueblos, y éstos a los tristes asentamientos estáticos. Eso era el darwinismo municipal, y era como funcionaba el mundo desde hacía mil años.”

Realmente es una premisa que engancha (uno no puede evitar preguntarse hacia dónde se dirigirá Madrid, una vez haya dado cuenta de Torrelodones, Getafe o Leganés, si La Coruña se comerá a Vigo o viceversa, o si Huelva, Cádiz y Córdoba no saltarán sobre Sevilla al unísono). Además, en el fondo no es algo tan descabellado (si se ignora el aspecto ingenieril). De hecho, quizás veamos antes algunas variantes del fenómeno, como el darwinismo universitario. Todo es posible.

2 comentarios to “Darwinismo municipal y ciudades urbívoras”

  1. JJ said

    Bueno, tampoco hay que irse tan lejos. En la wikipedia española hay buenos ejemplos de mudadores de ciudades. Pero es curiosa la idea.

  2. Carlos said

    Pues parece que sí, aunque el amigo Tiburcio sólo movía ciudades, y no se las comía, cosa esta última que hubiera sido realmente notable. Sobre su paradero, ¿no se habrá mudado a Dark City? Allí valorarían sus cualidades…

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: