La Singularidad Desnuda

Un universo impredecible de pensamientos y cavilaciones sobre ciencia, tecnología y otros conundros

Salvador Dalí, genio y figura

Posted by Carlos en noviembre 13, 2006

Hoy la wikipedia tiene como artículo destacado el referido a Salvador Dalí. Sin duda, uno de los más grandes artistas españoles de todos los tiempos, y una personalidad única. Hay innumerables citas suyas que dan una idea de su caracter genial y un tanto egocéntrico, como por ejemplo la diferencia entre yo y los surrealistas es que yo soy surrealista, o “cada mañana al despertarme experimento un placer supremo: ser Salvador Dalí, y me pregunto extasiado, qué maravillas inventaré hoy“. Mi favorita es una anécdota (posiblemente apócrifa) que le sitúa en un bar, y en el que tiene lugar el siguiente diálogo:

  • Un vaso de vermú, con una gota de sangre de perdiz“, pide Dalí, haciendo una pausa entre sus palabras, y señalando con el dedo al aire.
  • Don Salvador, que estamos solos en el bar“, le indica pacientemente el camarero.
  • Ah, bueno, un vaso de vermú, por favor“, responde Dalí en tono casual.

Genio y figura.

De entre sus obras, “La Persistencia de la Memoria” se ha convertido en un icono de la cultura popular. Esos relojes blandos ilustran como nada la subjetividad de la percepción del tiempo, y se han usado muchas veces para acompañar textos sobre la teoría de la relatividad de Einstein.

La Desintegración de la Persistencia de la Memoria

Es curioso como en una nueva versión del mismo tema, “La Desintegración de la Persistencia de la Memoria” (imagen superior), Dalí parece representar como la realidad se disuelve a su vez en ladrillos regulares. ¿Estaría Dalí pensando en la teoría de la gravedad cuántica de bucles?

Anuncios

6 comentarios to “Salvador Dalí, genio y figura”

  1. Jordi Guzman said

    Escribi un post dedicado Dalí, Si quieres verlo, es este:http://agaudi.wordpress.com/2006/10/18/cocteau-y-dali/

  2. Carlos said

    Gracias por el link, Jordi. Acabo de ver el post, y la anécdota es estupenda. Me reitero en lo que comentaba antes: Genio y Figura.

  3. Miguel said

    En mi humilde opinión, más que un genio este señor me parecía un imbécil.

  4. Carlos said

    La genialidad de su obra artística es innegable. Otra cosa es su pose pública, que vista de manera aislada parece comprensiblemente ridícula. Sin embargo, hay que entender esa extravagancia como una extensión surrealista de su propia obra. Puestos a elegir, me quedo con la provocación de Dalí, antes que con la chabacanería de los personajes que hoy en día pueblan los escenarios, dándoselas de transgresores con burdas “performances”.

  5. Miguel said

    Bueno, démosle a alguien con nociones de pintura algunos psicotrópicos y crearemos otro genio surrealista.

  6. Carlos said

    Dejando de lado que también harían falta “nociones” de escultura, fotografía, cinematografía, y teatro, y dado lo baratos que son los pinceles y lo fácil que es acceder a ese tipo de fármacos, es sorprendente que no sustentes tu afirmación con una larga lista de ejemplos.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: