La Singularidad Desnuda

Un universo impredecible de pensamientos y cavilaciones sobre ciencia, tecnología y otros conundros

Análisis estáticos para un afeitado muy apurado

Posted by Carlos en noviembre 8, 2006

La prospectiva es una disciplina apasionante. Estudiar, analizar e imaginar cómo los avances actuales (o la falta de ellos) se van a proyectar en el futuro, y el efecto que tendrán sobre nosotros tiene su encanto… y su peligro. Y es que los patinazos pueden ser de aúpa. En torno al mundillo de la informática, se suelen hacer chanzas a cuenta de la visión que algunos de los Padres Fundadores tenían sobre el asunto. Bien es cierto que muchas de estas chanzas son leyendas urbanas, como por ejemplo la supuesta concepción de un ordenador del futuro por parte de una imaginaria compañía fabricante, o la atribución a Bill Gates de la frase “640 KB deberían ser suficientes para cualquiera“. Otros chascarrillos parecen ser sin embargo sonrojantemente genuinos, como la predicción hecha en 1949 por la revista Popular Mechanics de que “los ordenadores del futuro podrían tener sólo 1,000 válvulas de vacío, y pesar una tonelada y media“, o la de Ken Olsen (presidente de Digital) de que “no hay razón para que alguien quisiera tener un ordenador en casa“.

Es razonable que en informática abunden este tipo de meteduras de pata, ya que es un campo especialmente cambiante. Hacer predicciones a largo plazo sobre unas ciertas variables sin tener en cuenta otras posibles variables que coevolucionan con ellas, o los efectos de realimentación que cambios en las mismas van a tener en el resto del sistema es lo que se denomina análisis estático. Estando como estamos inmersos en sistemas con evolución acelerada, los análisis estáticos simplemente no funcionan. Un ejemplo magistral de esto lo tenemos en la evolución de las máquinillas de afeitar. Hace unos cien años, Gillete inventó la maquinilla, y tuvieron que pasar 70 años para que hubiera un cambio en el modelo: la Trac II, con dos cuchillas. 20 años después salió la Mach III, con tres cuchillas, ya a finales de los 90. Y en los últimos dos o tres años han salido la Quattro (con 4 cuchillas) y la Fusion (con cinco cuchillas). El patrón está claro, y lo podemos ver en la siguiente gráfica (tomada de The Economist):

Evolution of the number of blades in razors (from The Economist)

El ajuste de los datos a a una ley de potencias es bastante pobre. En realidad lo que tenemos es un crecimiento hiperbólico que apunta a una singularidad en 2015: infinitas cuchillas en menos de 10 años, ya no habrá excusa para ir mal afeitado (ni para estar desconectado, ya que la maquinilla será compatible con el protocolo 802.11z).

Puede parecer que nadie haría en serio una proyección de este tipo (ésta de la maquinilla de afeitar es al fin y al cabo una broma), ignorando las múltiples variables y restricciones involucradas en el sistema. Tal vez, sólo tal vez, sí que se hacen y las tomamos por factibles o realistas. ¿Serán las predicciones sobre el cambio climático una de ellas? Ya habrá ocasión de comentarlo en otro momento, ahora tengo que ir a comprar after shave.

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: