La Singularidad Desnuda

Un universo impredecible de pensamientos y cavilaciones sobre ciencia, tecnología y otros conundros

Maletas, singularidades y fondues de chocolate

Posted by Carlos en noviembre 5, 2006

Una de la reglas de oro que deben seguirse para preparar la maleta antes de salir de viaje la aprendí de un gran amigo. Consiste en hacerse tres preguntas para cada objeto que se piensa llevar: ¿es justo? ¿es necesario? ¿es liviano? Funciona de veras como la seda, y dado que al fin y al cabo hacer la maleta puede ser una buena metáfora de tantas cosas en la vida, la regla puede extenderse a otras situaciones en las que haya que tomar decisiones. Por ejemplo, hacer o no una bitácora. Claro está, la respuesta a estas consideraciones no va a ser simple en general, por lo que se puede recurrir a una de las herramientas más comúnmente empleadas en informática: el análisis del peor caso. ¿Qué pasaría si hacer esta bitácora no fuera ni justo, ni necesario, ni liviano? Pues podría ser algo así como meter la aspiradora en la maleta para irse de vacaciones.

En éstas estaba cuando la magia de la memoria asociativa me hizo ver que una aspiradora tiene muchas cosas en común con un agujero negro: si te acercas lo suficiente te succiona, y quién sabe lo que pasa en el interior. Bueno, en realidad sí se tiene una idea de lo que puede haber en el interior, una singularidad, un objeto (quizás objeto no sea la palabra adecuada) bien interesante: en él se quiebra nuestra capacidad predictiva, y en tanto en cuanto no tengamos un entendimiento correcto de la gravedad cuántica, en su extrema cercanía puede pasar cualquier cosa. Cierto es que en el caso de los agujeros negros hay un horizonte de eventos que nos oculta la singularidad, pero ¿y si de alguna forma tuviéramos una singularidad sin horizonte de eventos que la proteja? ¡Sería una singularidad desnuda! De ella podría salir cualquier cosa, desde ruido blanco hasta un gato cósmico. Es decir, más o menos como en una fondue de chocolate. Y entonces lo vi claro, hacer esta bitácora es como llevarse los trastos de la fondue en la maleta: igual puede llevarte tiempo ver cómo lo organizas, pero luego seguro que será divertido.

¡Qué disfuten Vds. de la fondue!

Anuncios

5 comentarios to “Maletas, singularidades y fondues de chocolate”

  1. JJ said

    Eso de la fondue me ha llegado al alma…

    JJ

  2. fernand0 said

    🙂

    Yo lo del símil de la maleta le veo una pega: hay que contar con la respectiva de uno, que tiene un concepto del espacio-tiempo ligeramente diferente del propio.

  3. Carlos said

    Que llegue al alma está bien. Lo malo de las fondues es cuando se acomodan directamente en el 5º michelín.

  4. Carlos said

    Fernand0, cierto es que con la respectiva varía no ya el concepto espacio-tiempo, sino incluso el de causa-efecto, pero al final seguro que se apunta a la fondue 🙂

  5. […] por Carlos on 5/11/07 Tal día como hoy hace un año, esta bitácora echaba a andar. 365 días y 28+1 (número primo y capicúa en base 2) artículos después, quiero aprovechar la […]

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: