La Singularidad Desnuda

Un universo impredecible de pensamientos y cavilaciones sobre ciencia, tecnología y otros conundros

El misterio del lobo de las Malvinas resuelto 176 años después

Publicado por Carlos en noviembre 13, 2009

El 27 de diciembre de 1831 un joven y desconocido Charles Darwin embarcaba en el HMS Beagle para ejercer como experto naturalista en la que sería la segunda expedición del navío a tierras americanas. Cuando al cabo de casi cinco años regresó a Inglaterra, Darwin era ya un reputado científico en cuya mente empezaba a tomar forma la teoría de la evolución de las especies. Entre los hallazgos de la expedición más conocidos popularmente está el episodio de las Islas Galápagos, en particular en lo referente a las diferentes especies de pinzón descubiertas en cada isla, y que es citado como la chispa que le llevaría a la idea de la adaptación de las especies y de su disposición en un árbol evolutivo. Menos conocido -pero sin embargo quizás tan importante- es un hecho que mentalmente Darwin asociaba al mencionado de los pinzones: la presencia en las Malvinas de un mamífero similar a un lobo o a un gran zorro.

Lobo de las Malvinas

La ausencia de ciertos animales terrestres en islas oceánicas era algo que llamaba la atención de Darwin. Podía explicarse fácilmente que el desplazamiento de estos animales desde las masas continentales hasta islas en mitad de los océanos era sumamente complicado, pero desde un punto de vista creacionista cabía preguntarse porqué no habían sido creados en dichas islas desde un principio. Tal como escribió en El Origen de las Especies:

This general absence of frogs, toads and newts on so many true oceanic islands cannot be accounted for by their physical conditions; indeed it seems that islands are peculiarly fitted for these animals; for frogs have been introduced into Madeira, the Azores, and Mauritius, and have multiplied so as to become a nuisance. But as these animals and their spawn are immediately killed (with the exception, as far as known, of one Indian species) by sea-water, there would be great difficulty in their transportal across the sea, and therefore we can see why they do not exist on strictly oceanic islands. But why, on the theory of creation, they should not have been created there, it would be very difficult to explain.

Los mamíferos terrestres se incluían en este apartado, y precisamente el caso de los lobos de las Malvinas (Dusicyon australis) era lo más parecido a una excepción, ya que las islas se hayan a 480 km de la costa continental, y el susodicho lobo era una especie que sólo se encontraba en estas islas. Era admisible sin embargo que dada la situación geográficas de las islas se diera el caso de que estos animales hubiesen sido accidentalmente trasportados a las islas en icebergs, o incluso llevados allá por los primeros pobladores. Aunque no podía determinar con exactitud el origen de estos lobos, su ausencia en el continente le sugería a Darwin que las especies podían variar para adaptarse a un nuevo entorno.

Este misterio en relación al origen de los lobos de las Malvinas parece haber sido resuelto 176 años después de que Darwin viera a los animales in situ por vez primera, según Graham J. Slater y colaboradores describen en un artículo que lleva por título

publicado hace una semana en Current Biology. En este trabajo Slater et al. han analizado muestras de ADN mitocondral de cinco ejemplares del extinto lobo de las Malvinas conservados en museos, y las han comparado con la de otros cánidos del continente americano. El resultado es sumamente interesante. Desde un punto de vista comparativo con los mamíferos actuales, su pariente más cercano es el lobo de crin  (Chrysocyon brachyurus), una especie de zorro de largas piernas que habita en las praderas de Sudamérica. Más raro aún es el pariente más cercano a este lobo de crin: el perro venadero, un pequeño cánido cuyo aspecto asemeja más una marta o un turón que un zorro.

Lobo de Crin

Lobo de crin / Credit: Sarefo

Pero venadero

Perro venadero / Credit: Attis

Con todo lo más interesante es lo que hace referencia al tiempo de divergencia de las muestras del lobo de las Malvinas. El ancestro común de los cinco ejemplares analizados vivió hace unos 70 000 años, esto es, 50 000 años antes de que los primeros pobladores humanos llegaran a las Malvinas. Más aún, la divergencia entre el lobo de las Malvinas y los otros cánidos se produjo hace más de 6 millones de años, y es anterior por lo tanto al pico del gran intercambio americano (la invasión de Sudamérica por la fauna norteamericana) hace unos 3 millones de años, durante el Plioceno.

Lo anterior sugiere que -efectivamente- los ancestros del lobo de las Malvinas se aventuraron desde las costas continentales de Sudamérica en icebergs errantes, o quedaron accidentalmente atrapados en bloques de hielo que se desgajaron de la costa, sobreviviendo al viaje alimentándose de aves marinas y otros animales atrapados en el mismo iceberg hasta que finalmente llegaron a las Malvinas. Allí, el aislamiento geográfico y la evolución hicieron el resto.

About these ads

3 comentarios hacia “El misterio del lobo de las Malvinas resuelto 176 años después”

  1. Sergio escribió

    “quedaron accidentalmente atrapados en bloques de hielo que se desgajaron de la costa”
    Cuantos ejemplares fueron ?, teniendo en cuenta la cantidad mínima de individuos que se requieren para que una especie presente una diversidad mínima y genéticamente no degenere. Muchos hablan de un mínimo de varios millares de individuos. Todos en un mismo Iceberg ?, habra sido una manada gigantesca, cosa rara en estos animales, sobrevivió por canibalismo ?

    No me cierra.

  2. Carlos escribió

    Es una cuestión interesante la de la diversidad genética que apuntas. Por un lado imagino que quizás la cifra de varios millares sea superior a la estrictamente necesaria. Al fin y al cabo las manadas son habitualmente mucho más pequeñas y el apareamiento se produce fundamentalmente dentro de las mismas. Por supuesto, el aislamiento de una población reducida puede devenir en degeneración, pero en este caso es también posible que al llegar a un nuevo habitat en el que el lobo ocupaba un nicho ecológico sin competición se produjera una proliferación del número de individuos (hasta donde sé los lobos tienen una estructura muy jerárquica para el apareamiento; en un escenario de recursos abundantes pudo producirse una división de la manada en varios subgrupos con macho dominantes distintos). Finalmente, es posible que los bloques de hielo desprendidos fueran realmente enormes, y arrastraran un gran número de animales consigo.

  3. Sergio escribió

    Lo extraño es que su primo el aguará guazú no forma manadas. De hecho ningún cánido de esta zona lo hace, al menos en la actualidad, es raro verlos en parejas. Igualmente intentar establecer su comportamiento social del ancestro común con una fauna y clima distinto sobre los hábitos de su pariente más cercano no es seguro. Tambien es complicado estimar las extensiones de hielo desprendidas del continente que quedaron varadas en Malvinas, quizás fueran enormes y no sé si se podrían determinar las corrientes marinas del Mar Argentino del Sur hace 70.000 años para estimar si tal travesía fue posible, quizás la paleoclimatología tenga algo que decir.

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

 
%d personas les gusta esto: